Festivales, Música
Leave a comment

Ya está aquí Beefeater In-Edit

¡Por fin arranca el Befeater In-Edit en su doceava edición! Doce ediciones que han marcado la diferencia y han convertido al festival en uno de los mayores referentes en el universo del documental musical. Barcelona, por fin, huele a In-Edit, y eso se nota en el ambiente. 

Durante once días, los cines Aribau se llenan de música en imágenes, música que cuenta historias que harán las delicias de los espectadores más exigentes, pues a lo largo de todos estos años, Beefeater In-Edit ha demostrado saber hacia dónde quiere ir y ha encontrado el equilibrio perfecto entre piezas muy mainstream por las que cualquiera se pelearía para tener una butaca, y periferias musicales que adquieren voz propia.

Para esta edición, además de poder encontrar su sede central en la ciudad condal, se le añaden Bilbao y Pamplona a las ciudades que, como Madrid, pueden disfrutar también de algunos de los títulos del cartel que sus organizadores, cual partitura, componen con olfato y buen gusto. Para los que prefieren el sofá de su casa In-Edit.tv contará con el 70% del cartel para su goce y disfrute on-line.

No creemos que sea necesario darte buenas razones porque su cartel habla por si solo: 20.000 days on Earth, con Nick Cave; The Great Pretender, con Freddy Mercury; Pulp: A Film About Life, Death and Supermarkets, con, claro está, Pulp. Y si prefieres adentrarte en el mundo del coleccionismo musical, siempre puedes echar mano de Jingle Bell rocks!, o darte un paseo por la historia de la música improvisada en Taking the dog for a walk.

Recuerda que Beefeater In-Edit no es sólo un festival de cine documental es una experiencia global. Ya sea por las actividades que alimentan tu intelecto, como las masterclass, charlas y en el In-Edit Fast Forward, sino también por ese espectáculo tan digno de presenciar como es el In-Edit Radio Show, que este año cuenta con la actuación de Manos de Topo y con invitados como Miguel Noguera o Venga Monjas.

Date prisa, porque ya viene siendo costumbre que las entradas para algunas proyecciones se agoten y, créenos, no te vas a querer perder ninguno de los títulos.