Sex
Leave a comment

Un secreto a voces

keep-calm-cuz-im-the-king-of-instagram

¿Alguien recuerda aquel tiempo en el que ligábamos en las discotecas? ¿En el que tenías ganas de salir por ver aquel chico y sentías nervios por saber si sería la noche en la que te besaría, la noche en la que compartiríais algo de folleteo?

Parece que fue hace muchos años, pero no hace tanto, y es que antes de Grindr, Tinder, Bender, Facebook o Instagram, nos poníamos nuestras mejores galas para la vida real, sin mostrar todas nuestras cartas. Ahora salimos a cada una de esas fiestas para maricas prefabricadas ya ligados, es decir, salimos de casa con la confianaza de que @eltiequesaleentodassusfotosencalzoncillos estará allí, y como ya hemos cambiado todo tipo de mensajes vía smartphone, sabemos que no nos iremos solos a casa, o al menos eso creemos, porque no solo hay un @nicknameabsurdoperoconabdominalesotatuajes al que le escribimos, y por supuesto tu primer objetivo hace lo mismo que tú, no va a ser menos.

Seguramente cuando los señores Kevin Systrom y Mike Krieger crearon la famosa red social Instagram, no esperaban que se convirtiese en el mayor rival de Grindr, y es que no solo Instagram es una aplicación para subir fotos con ese filtro que te disimula los excesos de la navidad, sino que se ha convertido en la app de moda para flirtear. (Venga va, no digas que no lo has hecho) Tenemos nuestros favoritos, esos que combinan perfectamente el no depilarse con cada uno de sus tatuajes estéticamente muy pensados, y esa barba que aunque parece desaliñada, tiene todos los aceites de esa marca que el barbudo de los 32k anuncia.

Todos decimos que los likes son solo eso pero ¿a quién queremos engañar? Buscamos el corazoncito blanco de aquellos nicks más populares, y si nos comentan una carita o un fuego, ya creemos que tenemos al chico en cuestión en el bolsillo, y sí, lo tienes, pero en el de tu pantalón, y no literalmente. Quizá porque viva en la otra punta del mundo, porque tenga pareja o simplemente porque solo eres uno de sus 1450 seguidos, ¿realmente piensas que serás el único para él?

En la época fotolog (sí aquella red social, en la que también se subían fotos) recuerdo un par de fiestas en las que la gente se ponía una pegatina , y se le identificaba con ese nick, llegando incluso a perder tu verdadera identidad. Luego gracias a Facebook recuperamos nuestros nombres y apellidos por un tiempo limitado, porque de nuevo ahora con Ig o con Grindr los hemos vuelto a perder. Al menos el mío es uno normal y corriente, pero me he encontrado con cada uno que te plantean cierto respeto y también la duda: cómo no se te cae la cara de vergüenza al ir a trabajar a la oficina. Pero no te importa realmente porque los slips blancos te quedan muy bien y ya voy por los 1000 likes y he colgado el cartel de “gracias por el support” al llegar a los 5000 seguidores.

Siempre tuve la teoría de que si Facebook compró IG, fue porque le vio las orejas al lobo, si en su momento Ig hubiese creado un chat privado, adiós Facebook, adiós Grinder, bienvenida gonorrea. El mundo gay siempre se ha caracterizado por la endogamia social. ¿Qué no sabes que es eso? ¿En serio? Bueno, te lo explico: como decía la canción de Obejtivo Birmania, “los amigos de mis amigos, son mis amigos”. En nuestro mundo, en el de los Instagramers maricas, “los ligues de mis amigos, son mis ligues”. ¿O acaso nunca has entrado en una fiesta y te has acostado/flirteado/besado con todo un grupo de amigos? ¿O has dicho “dios las cría y ellos se juntan”?.  Te diré en lo que nos ha convertido IG a día de hoy, en “C-U-C-A-S”. Sí, sí. Pero no en Cuca Ridruejo, sino en aquellas que saben ocultarle al de al lado muy bien sus whatsapps, o sus ID (mensajes directos en Instagram), no vaya a ser que tus ligues sean los suyos, y la armemos.

Ig ha creado monstruos de los que no nos podemos deshacer. No solo me refiero a la cantidad de usuarios que repiten la misma foto con diferentes espejos (o gimnasios) sino que también ha derivado en otras aplicaciones como la famosa SECRET, esa aplicación que nadie tenía y decía desconocer, pero que todos cotilleábamos… y es que el anonimato y las criticas gustan mucho. Pero cuando nos cansamos de llamarnos putas, guarras, cerdas, mentirosas, robanovios, pasivas de mierda y demás derivados, la aplicación se fue a la misma mierda que las pasivas antes mencionadas. Secretos oscuros, mentiras y leyendas urbanas dejaron tras de sí más odio y más rencores, aparte de alguna que otra supuesta denuncia.

A algunos más que a otros, IG les ha convertido en lo que viene siendo “estrellas del 2.0” que se creen su papel. Está claro que nadie va a subir una foto en la que sale feo, pero hay chicos de metro y medio que son camiones de 1.90, hay fofos que están para mojar pan, y hay demasiadas poses ocultando lo que el filtro no puede. Siempre nos lo estamos pasando genial y necesitamos una prueba gráfica de ello. ¿No es más fácil pasarlo bien sin tener que demostrárselo a todo el mundo? Esta claro que el universo 2.0 nos protege demasiado, pero, ¿qué pasa con la decepción de conocer a alguien en persona? Pues que te sientes engañado por sus maravillosas fotos en el gimnasio de moda. Pero si te paras a pensarlo, ¿acaso no engañas tú?

Pero volviendo al tema de ligar, que me he dejado llevar por la emoción, si yo que estoy “casado” y escribo estas líneas mientras mi “marido” juega a algo en su iMac gigante, mantengo un tonteo sano con al menos 5 personas, ¿cuál es el promedio del soltero en edad de copular? La función seria así de sencilla :

Número de seguidores/Número de seguidos : Número de hombres con los que flirteas.

Sí, sí, no te creas tú que esos que tienen el aclamado 10k se cortan un pelo. Son las que parecen más inaccesibles, pero luego en “Kluster”,”Pervert” o “Trabaje quien trabaje, cariño” (tanto nombre prefabricado me pierde) están más desesperadas de que tú, su fan número 1, y se mueren porque le vayas a dorar la pildora y pedirles un selfie con ellos. También cabe la posibilidad de que dependiendo del nivel de testosterona, alcohol y otras sustancias que lleve en el cuerpo en ese momento, quizá seas el elegido, y puedas fardar de ser el 10K de ese erudito que posa en ropa interior con el hastag #soyinaccesible o #losfindescambioelGYMporelGHB

Resumiendo, aquí hasta la mas mosquito muerta sabe de lo que hablo, y tú que no tienes ni un pelo de tonta, menos.

Publicidad


Archivado en: Sex