Sex
Leave a comment

La importancia de echar un mal polvo

 

sexo

Aquí no, esa pierna. Quiero arrancártela. Y el brazo, tu codo, que se me clava en el hueco de mi clavícula. La lengua de trapo, áspera, cartón piedra. No hay ritmo ni armonía en tus rodillas. Tu cadera es de papilla. Tu piel que no responde a mis dedos. Ni si quiera voy a perder el tiempo en arañarte. Somos criatura única, sí, pero surgida del peor de los errores.

Tú existencia, hasta ahora, ha sido así: lamentándote sobre una caña, copa de vino o licor fuerte después de dar con alguien que no dominaba del todo bien las artes amatorias —ergo folla fatal. Es casi un instinto evitar a toda costa el mal sexo, ese que no te deja del todo satisfecho, insípido, aburrido, sin nada que destacar, como una escena porno dirigida por Luis Garci.

Pero ahora que vuelves a tener la grupa hinchada de tanto calor y que tu carne hambrienta necesita ser alimentada —ya después de sobrevivir al fin de semana de tan mala manera para acabar en un lunes que lo deja todo perdido de ese orgasmo ridículo que le ha precedido—, deberías saber que ese sexo tan malo del que te arrepientes hasta decir basta, es tan, tan, tan necesario como el sexo que te lleva al cielo y vuelta con tan sólo imaginarlo.

Nuestro cerebro trabaja así. A través de inputs que digiere para proporcionar una respuesta satisfactoria. Y el sexo, más que ningún otra habitación de tu cabeza, funciona a través de entradas y salidas de información, de preguntas y respuestas, y de un incesante repeat

¿Creías que el sexo es simple? Think again!

Si bien para los científicos no todas las respuestas que tiene tu cuerpo y asocias con la excitación tienen mucho que ver con ésta —algunos se atreven a decir que, si lubricas o tienes una erección, puede ser simplemente porque estás aburrido/aburrida—, parecen tener claro que, para una vida sexual saludable, y por lo tanto placentera, el cerebro no sólo necesita crear respuestas positivas. Aunque todavía no nos han dado la clave que explica por qué el sexo entre dos personas puede acabar siendo aburrido después de cierto periodo de tiempo, afirman que una buena capacidad cerebral a la hora de crear respuestas negativas en cuanto a la actividad sexual es fundamental

Si tu –mi, nuestro— cerebro no se cansara de general respuestas positivas en cuanto al sexo, y no tuviera la capacidad de generar otras negativas para compensar la balanza, posiblemente, acabarías por sufrir un desorden hipersexual que te llevaría al borde del precipicio de la incapacidad de controlar fantasías sexuales, instintos, necesidades o comportamientos que, quizás, no estás preparado para experimentar. A lo mejor sólo te olvidarías de comer, pero quién puede estar seguro…

Sí, sí y sí. El sexo es cerebral y necesitamos educarlo. Claro que todo son liquiditos, latigazos electronico-neuronales y causa-efecto. Pero si, como yo, eres de los que, además, crees que sobre todas las cosas el sexo es político y social, y pasas un poco de todo lo que los científicos digan, siempre puedes escuchar a Annie Sprinkle, ex-actriz de porno convencional, musa postpornográfica, y doctorada sexóloga, quien, vía twitter, vino a decir lo mismo, pero en menos de 140 caracteres

El buen sexo requiere esfuerzo y, por lo tanto, también con muchos errores. Serán estos errores, en plena función orgasmática, los que te afilarán el morro. Allí dónde la representación cero del sexo es siempre, digámoslo así, satisfactoria aún con el primero que pasa —la enfermera sexy, el butanero, el chulazo del gym con el que te cruzas en los vestuarios—, la realidad del sexo es mucho más cruda. Pero, aún con el peor de los amantes, siempre hay algo que puedes aprender, aunque sea no volver a poner esa miradita seductora a la desesperada.

Así que la próxima vez que te cruces en la cama con algún patán, alguna aburrida o todo un grupo de gente simplemente torpe, no te olvides de darles las gracias antes de marcharte sin hacer mucho ruido, no vaya a ser que quieran repetir.

Porque los malos amantes también somos personas y tenemos sentimientos.

 

Publicidad


Archivado en: Sex