Sex
Leave a comment

¿Qué está pasando con los culos?

Podría aprovechar la ocasión para hablar de mi propio culo. Como, desde que tengo uso de razón, ha sido el símbolo de alarma ante los cambios de mi metabolismo. Porque sí, mi metabolismo tiene vida propia y, según su humor, decide perder o acumular kilos sin que yo cambie un ápice mis hábitos alimenticios. Mi culo es el primero que cambia, seguido de cerca por la papada, el pecho hasta que, finalmente, aparece la temida barriga. Debo estar atento a los cambios de mis dos maravillosas nalgas para adelantarme a esos cambios metabólicos que mi digestóloga achacó a mi manera de enfrentarme a la vida, y empezar a comer más o menos según se tercie.

kim-kardashian-paper-magazine

Y es que conocer tu culo es el nuevo must: da igual si es grande, pequeño, discreto, petulante, celulítico, firme, fofo, estrecho, peludo o lampiño. Los culos están de moda y lo están en todas sus variantes. Uno puede decidir, a lo Nicki Minaj, convertir sus posaderas en arma política y generar todo un discurso pro-fat-ass sin complejos. O, como Kim Kardashian ha hecho recientemente, convertir su culo en contenido viral inundando todo tipo de redes sociales. Político o estético, la discusión sobre el culo y sus periferias está generando un nuevo paisaje en el que se descubre que sus posibilidades son infinitas. Porque el culo, a diferencia del resto de genitalia, carece de género y todos tenemos uno.

Hace años que Jennifer López decidió asegurar el suyo, que la teoría queer convirtió el ano en su bandera y que la sexóloga Tristan Taormino filmó sendas películas educativas sobre el sexo anal, para ellas y para ellos, rompiendo el tabú del culo masculino en las relaciones heterosexuales. Así que la historia del culo viene de largo y no deberíamos ignorarla, a riesgo de convertirlo en un simple accesorio, moda pasajera al estilo de las mechas californianas y que tanto esfuerzo, consciente o inconsciente, por traer el culo a la esfera pública, acabe convertido en nada.

Por eso me pregunto: ¿qué está pasando con los culos?

Desgraciadamente, no tengo una respuesta satisfactoria para semejante cuestión. En el mejor de los casos, estamos siendo testigos de una nueva revolución sexual y tú puedes formar parte de ella. Quizá va siendo hora de que le dediques a tu propio culo unos minutos, que tengas un par de citas con él, que lo conozcas, lo mimes, lo expongas, lo utilices, lo investigues… porque no me voy a cansar de repetir que conocer tu culo es el nuevo must.

Publicidad


Archivado en: Sex