Entrevista, Música
Leave a comment

OJETE CALOR. Inquietud, autismo y mongolismo

ojetecalor1

Con este nombre, ya te puedes imaginar de donde han salido y quien hay detrás del grupo. OJETE CALOR está formado por Carlos Areces de Muchachada Nui y Aníbal Gomez de Rusty Warriors. Un grupo montado en plan coña, que ha llegado a estar en destacado en la página de VEVO España y que incluso tiene una página en Facebook dónde cientos de personas piden una actuación de OJETE CALOR en el próximo Fib. Hoy les hemos lanzado unas preguntas sobre todo un poco…

Carlos y Aníbal; humoristas, actores, guionista/dibujante y ¿para engordar el currículum, músicos?

Amén de otras muchas facetas artísticas que, principalmente por pudor, no publicitamos. Somos un gran poliedro del que apenas alcanzáis a ver una ínfima parte de sus caras. Como un iceberg, que se guarda todo lo gordo bajo el agua para luego hundirte por sorpresa. Estamos deseando hundiros con toda esa gran masa helada que son nuestras actividades desconocidas. Te daré algunas pistas: cocina creativa, kabuki y body-painting.

¿Cómo surge la idea de montar un grupo?

Nos juntamos con un puñado de sabios, filósofos y estetas y andábamos dilucidando cuál sería el mejor nombre para un grupo musical. De repente, Aníbal y yo dimos con aquellas dos palabras inconexas que surgieron de algún recodo del subconsciente y se convirtieron, desde aquel momento, en una verdad necesaria, indivisible e indisoluble. Montar el grupo en consecuencia fue cuestión de justicia moral. No podíamos privar a la Historia de un grupo llamado “Ojete Calor”. Las fuerzas cósmicas primordiales que mantienen el universo en equilibrio nos forzaron a ello, nosotros sólo somos sus instrumentos.

¿Por qué Ojete Calor?

Primero, porque no combinan. Hay gente que, confundida, habla del grupo como “Ojete Caliente”. Eso es una vulgaridad banal y soez. “Ojete” y “Calor”, cuando se unen, dejan de remitir a sus significados previos, ya no hacen referencia al esfínter y a la sensación de temperatura elevada. Es pura abstracción fonética, pero… ¡magia! Al unirlos se transmutan, como por obra de alquimia, en un nuevo concepto cuya grandiosidad nunca antes había sido definida, por lo que no existen adjetivos en ningún lenguaje conocido que puedan acercarse a retratarlo.

Y segundo, porque nos da risa.

Dice vuestra Bio… “cierto grado de inquietud, autismo y mongolismo” ¿inquietud hacia qué, exactamente? (lo del autismo y mongolismo creo que lo entendemos)

Depende de de quién hablemos. Carlos Ojete siempre ha mostrado interés en el asesinato. Aníbal Calor, en la jardinería y el cuidado de las flores. Te hablo en tercera persona de ellos porque soy la secretaria.

Estaba anunciado el lanzamiento de vuestro primer LP, Delayed, para antes del verano ¿es un “retraso” programado? ¿os habéis visto “verdes” para la llamada de festivales veraniegos?

El disco ya estaba listo en marzo, pero nos dio un hermanos Gallagher y nos tiramos las 5000 unidades a la cabeza, 2500 a cada una. Hemos tenido que volver a fabricarlos, pero esta vez sólo hemos hecho 500, así que reservadlos con rapidez. A los festivales veraniegos no hemos acudido porque estábamos de vacaciones.

¿Delayed quién?

Sí.

Usar sintetizadores ahora es muy mainstream pero el uso de las castañuelas es muy, muy… no es mainstream ¿qué abunda en Delayed, lo primero o lo segundo?

Nos gusta la bipolaridad y el bipartidismo. Tratamos de compensar lo tremendamente comerciales que resultamos sin proponérnoslo con ciertas píldoras de experimentalidad. Un ojo avezado encontrará en nuestras composiciones rastros del Barroco italiano, perlas de un blues germinado a las orillas mismas del Mississippi, gotas de punk-rock sudadas en persona por Lene Lovich, aromas de cumbia y sabroso góspel-funk de un James Brown maduro, añejo. Incluso trazas de folklore tirolés. Nos gusta un clavicémbalo acompañado de un buen vocoder. Coqueteamos con la subnofusión.

¿Quién se encarga de las melodías pegadizas y de “la pastosidad” de vuestras letras?

La música es más cosa de Aníbal, mientras que las letras son cosas de la edad.

¿Sois amigos de Yola y Malena? ¿posible colaboración? [Nosotros ya visualizamos una pelea de gatas, de ¡cuatro gatas!]

Yola es maravillosa, es luz. Nos ha hecho el enorme favor de cerrar el disco, así que ya contamos con su colaboración. A Malena no la conocemos, pero seguro que se trata de otro ser imprescindible confeccionado con arco iris… arcos iris… arco írises -el plural de arco iris, sea cual sea-, caramelos y silicona a partes iguales. Quizá si ella hubiera estado en el World Trade Center los aviones nunca se hubieran estrellado, quién sabe. Lo de las gatas no sabemos muy bien cómo entenderlo, así que en vez de contestar, vamos a improvisar una poesía beatnik:

“Do” es trato de barón

“Re”, selvático animal

No entiendo qué selvático animal puede ser un “re”

Verás el bofetón que te vas a llevar

Pongámonos más formales… lleváis unos años apareciendo como Ojete Calor en algunos programas de humor, pero ahora con Delayed la cosa se pone seria… ¿Qué esperáis que ocurra?

Es un paso evolutivo. No tenemos expectativas concretas, pero qué bonito sería… no sé, que nos dieran el Nóbel de Física, por ejemplo. En plan: “Sabemos que no tenéis nada que ver con este mundillo, pero tened, porque se os ve buenos chicos”. A ver, un Grammy también nos haría ilusión, pero no nos sorprendería tanto.

¿Qué plan tenéis? Primero pasareis por la siempre “agradable” fase de promoción, cientos de entrevistas (de todo tipo y colores), los showcase y luego ¿llegarán los bolos en salas y después los festivales? ¿Hay fechas ya, para veros en acción?

Pensábamos hacerlo al revés: empezar por los bolos sin que nadie se entere y, cuando el grupo esté en decadencia, pasar a la promoción. Por innovar.

De momento ya tenemos tres fechas: 26 de octubre en Albacete, 30 de octubre en Zaragoza (sesión DJ) y 14 de noviembre, presentación del disco en la Joy de Madrid. Y luego intentaremos que nada más, porque vamos de grupo maldito al que todos se arrepienten de no haber visto cuando podían, como la Velvet.

Preguntamos en twitter si alguien quería haceros alguna pregunta y un usuario (¡UNO!) se lanzó, su pregunta es la siguiente;

@CsarVialpando: ¿Cómo piensan gestionar la diferencia abismal entre el fantástico video, y el lamentable show que ofrecen en directo?

Buenos días. Ya lo habíamos pensado. A partir de ahora haremos peor los vídeos, para que todo vaya más en la misma línea.

Hay músicos que alzan la voz en contra de los videoclips, que la música no puede ser “tapada” con imágenes, que el significado de una letra no deben de mostrártelo… sin embargo para vosotros es una parte muy importante ¿Quizás la más importante? ¿Qué sería de las canciones de Ojete Calor sin sus performances en sus videos?

Nosotros, sin embargo, nos alzamos contra la música. Queremos que los vídeos se justifiquen por sí solos, sin la excusa evidente de una canción. Queremos videoclips sin notas, sin acordes, sin música. No nos estamos refiriendo a un corto mudo. El asunto es ponerle imágenes a una canción que no llega a sonar nunca. Atención al concepto “sonido que no se oye”, The Sound Of Silence (Simon & Garfunkel, 1965).

Retomando el tema “twitter” ¡ya sois todos unas estrellas! Habéis cruzados tuits de amor/odio con “la niña de la Lolita” ¿Cómo fue aquello?

Aquello fue una estudiada estrategia de márketing. Estad atentos a cuando ella estrene nueva serie, porque la devolveremos el favor.

A aquellos que lean esta entrevista sin conoceros y sin haber visto ninguno de vuestros videos (¿quedará alguien?) ¿Cómo le incitaríais a que se adentraran al mundo del subnopop de Ojete Calor?

Si vienes cargado de prejuicios; si eres un purista y te tomas el humor como una falta de respeto; si enarbolas la bandera de la verdad absoluta y descalificas lo diferente; si te parece que la broma ya ha durado demasiado, entonces opinas igual que nosotros. Ojete Calor es tu grupo. Ahora, si vas de guay y todo te cabe, entonces nos pareces la mierda.

Más en www.facebook.com/OjeteCalorGrupo