Música
Leave a comment

Los 25 mejores discos de 2015

Otro año más nos proponemos analizar lo mejor de la música internacional en HYPEYOUTV. En 2015 los artistas han empezado a decir que no a algunas plataformas de streaming, cuestionando el formato y los derechos de autor. También, artistas como MIA, Alison Goldfrapp o Björk han recordado al gran público que son las creadoras de sus obras, y que no hay que citar a productores masculinos de renombre una y otra vez para justificar su éxito; las mujeres también producen, y muy bien. Los singles y las ediciones “sorpresa” a través de campañas publicitarias en redes sociales pararecen haberse instalado como el formato de disfusión de nuestra era.

Este año, la industria americana comienza a cuestionar la superficialidad con la que se engrandece a artistas como Drake o Nicki Minaj, y los límites entre lo alternativo y lo mainstream empiezan a perderse en una nube difusa donde conviven Miley Cyrus y U.S Girls en artículos de bloggers. El EDM (Electronic Dance Music) se ha hecho con el reinado de las radios, la televisión y la música tonta se ha vuelto aún más tonta. Para colmo aparece Apple Music para seguir capitalizando y apropiandose de subculturas en sus radioshows de diseño.

La misoginia de los artistas norteamericanos parece estar justificada por los discos trap tan “revolucionarios” que están creando (y firmando hasta un total de 30 personas en una misma canción) y Justin Bieber se corona en el número uno de las listas de lo mejor del año de prestigiosos medios musicales.

Aquí no lo encontrarás, pero hay 25 discos para recordar que 2015 ha sido, sin duda, un año de buena música y grandes creaciones:

 

Father john misty

  1. FATHER JOHN MISTY – I LOVE YOU HONEYBEAR

La pieza más completa del año la firma Joshua Tillman, la novena de su carrera en solitario, la segunda bajo el nombre de Father John Misty. La ironía en muchas de sus canciones muestra el incorfomismo ante el sistema, la historia y el sistema educativo de EEUU, e incluso divertidos y ácidos comentarios sobre si mismo y su vida sentimental. Pero también hay concesiones importantes a la ternura. Bajo un humor en ocasiones bastante oscuro se esconde un personaje irresistible cuyo disco a veces le supera, y cuya instrumentación lo termina de convertir en lo mejor del año.

GRIMES

  1. GRIMES – ARTANGELS

En 2016 muchas solistas ha reivindicado su lugar de reconocimiento como autoras, más que cantantes de moda “bien producidas” por productores masculinos. Parecía por momentos que Grimes no llegaría a publicar disco este año, y con una promoción a caballo entre la falta de presupuesto y la era 2.0, en octubre aparecía “Flesh without blood”, el primer sencillo al que acompañaba un vídeo definitorio del concepto “Grimes”. Cierto retrofuturismo presente en letras y sonido, una producción formada al completo por la propia artista, y verdaderos bombazos pop dan forma a este álbum que, a pesar der el más accesible de su corta carrera, es el más underground de todos.

FOALS

  1. FOALS – WHAT WENT DOWN

La carrera de Foals es completamente progresiva, especialmente en lo relativo a la calidad de sus canciones. El tema que da título a este disco, ‘What went down’ es incombustible y continúa en la senda de canciones que han convertido a este grupo en una banda de grandes estadios, con mayor credibilidad y menos artificios que muchas otras bandas británicas. En el disco, “London Thunder” se convierte en el tema que termina de convencernos, un poema de desamor en la vida de un músico que viaja por el mundo.

bjork vulnicura

  1. BJÖRK – VULNICURA

Como mencionaba anteriormente, Björk es otra de las artistas que se abría en un alegato por el crédito a su trabajo en una entrevista con Pitchfork al poco de editar ‘Vulnicura’. Y, efectivamente, la sabia contención en la producción de Arca en la mayor parte de los temas se queda en algo anecdótico; Björk abre su corazón, devastado, como pocos artistas han hecho hasta ahora. Elementos de su anatomía humana, un híbrido entre animal y alien en los vídeos, se ven afectados en sus letras donde narra el doloroso proceso de separación del artista Matthew Barney. Dicen que los artistas crean mejor cuando sufren, y en esta ocasión es complicado asentir esta afirmación, porque es cierto que ‘Vulnicura’ es un disco difícil de digerir por la tristeza que genera, que es increiblemente accesible y universal a pesar de tratarse de una obra compleja llena de matices que dan forma a un mapa de emociones muy oscuro.

lianne la hava blood

  1. LIANNE LA HAVAS – BLOOD

Cuando los medios musicales clasifican los discos con géneros imposibles (hype rumba electrojazz) se agredece poder ver claramente la etiqueta urban sobre una artista, a pesar de que no sea muy exacto y de que sea un género un poco soso. Lianne La Havas presenta uno de los mejores discos del año, cuyo protagonismo recae en canciones bonitas y una voz prodigiosa. Sin artificios y con sencillez, este disco encierra temas como “Midnight”, “Grow” y “Green & gold” que destacan, sin más. Como suele hacer Sade, se trata de un trabajo exquisito, aunque se hecha en falta algo que lo saque del reproductor del salón.

SUFJAN STEVENS

  1. SUFJAN STEVENS – CARRIE & LOWELL

Sujan Stevens es sin duda el mejor cantautor de nuestra generación, aunque suene fatal leído en castellano. El término songwriter nos convence mucho más. Sufjan presenta un disco precioso dedicado a sus padres, algo que empieza a ser tendencia en el folk americano masculino (Sun Kill Moon, Kurt Vile, etc…). La religión, la fantasía y la realidad, y la dificultad de lidiar con la perdida de su madre crean un disco verdaderamente sentimental, pero sin regodeos y que coloca una sonrisa en tu cara; es fácil empatizar especialmente con canciones tan coloridas a pesar de las historias que a veces narran. El trabajo sirve para recordar al público la versatilidad de este artista tras otros proyectos más contemporáneos como Sisyphus, o su anterior disco “The age of Adz”

TAME IMPALA

  1. TAME IMPALA – CURRENTS

Está claro que la psicodelia vuelve a estar presente en las tendencias musicales, y no podía de ser de otra forma con Tame Impala que ya apuntaban maneras en sus dos primeros discos. Aquí, cambian la guitarra por el sintetizador, y hacen la vida mucha más interesante con sus narraciones sobre la ruptura, a nivel sentimental, pero dobles juegos sobre la dificultad de sentirse incluido en sociedad. Unos vídeos muy representativos de su sonido completan este proyecto, por cierto bastante criticado por muchos de sus seguidores. Según éstos, Tame Impala parecen haber perdido credibilidad como artistas, pero estos comentarios rancios no impiden aceptar las cosas como son; ‘Currents’ es un disco maravilloso.

lana del rey honeymoon

  1. LANA DEL REY – HONEYMOON

“We both know, the history of violence that surrounds you”, canta Lana del Rey en el tema que da título a su tercer y último disco, el mejor hasta la fecha. En el vídeo del single adelanto, podíamos ver a Lana disparando con una metralleta a un helicoptero de paparazzis. Esta imagen resume bien el cansancio de esta artista con una industria que no termina de tomarle en serio y que cuestiona la presencia de la violencia de pareja en sus letras, en un personaje a veces subordinado. Sin embargo, “Honeymoon” es un viaje, nunca mejor dicho, por un paraíso de sofisticación, elegancia y unas letras que confirman que Lana es una verdadera estrella. Los elementos hip-hop vuelven de forma muy sútil en canciones que muestran la melancolía, la intensidad y por qué no, el humor, con las que la artista vive el amor. La guinda, “Terrence loves you”, sin duda su mejor canción hasta la fecha, y que las buenas lenguas cuentan que está dedicada a Terry, el hermano de David Bowie, bien justificado por la referencia a Space Oddity en la canción.

NEW ORDER

  1. NEW ORDER – MUSIC COMPLETE

Es increible que tras más de 30 años en activo y con una historia tan fascinante como la de New Order, el grupo sorprenda a todo el mundo con uno de los mejores discos de este año. Brit pop y sintetizadores se unen a la perfección en este álbum bailable e incansable como pocos. Es muy difícil mantener un estilo y concepto sónico durante tantos años sin que suene oxidado. Música de baile y alta cultura de club rescatadas del pasado y que suenan mejor que nunca en el presente. Cuando uno escucha “Plastic”, retumban en la cabeza palabras como “Special”, “Iconic”, que forman parte del estribillo, y que te transportan a un conocido universo de diversión disco al que nos encanta volver.

LA PRIEST INJI

  1. LA PRIEST – INJI

A comienzos de año se presentaba Inji, el proyecto en solitario de Sam Dust, lider de la ya disuelta banda Late of the Pier. El grupo consiguió destacar en la escena del electro-pop underground de la primera década de 2000. Dust presenta una colección de canciones raras, psicodélicas, y que recuerdan levemente en ocasiones al sonido de su primer grupo. Producto de esto puede ser haber estado de gira con Connan Mockasin durante casi 5 años, una influencia clara. El disco suena a 70’s y la crítica lo tilda difícil de digerir. Pero la experimentación se convierte en la clave para entender este proyecto, uno de los más novedosos y ricos del año, con especiales menciones a los singles “Oino” y “Lady’s in trouble with the law”

ACTIVE CHILD MERCY

  1. ACTIVE CHILD – MERCY

Pocos artistas masculinos abren su corazón tanto y tan bien como lo hace Pat Grossi, más conocido como Active Child. Después de “Rapor”, un EP un tanto díficil de entender, Active Child continúa su camino en la consolidación de su propio sonido. El arpa sigue siendo la columna vertebral de sus creaciones, rodeadas por pequeños toques electrónicos y la incorporación del saxofón. Una colección de canciones muy bonitas, y tan sensibles como el universo que evoca.

RYAN ADAMS

  1. RYAN ADAMS – 1989

La carrera de Ryan Adams estaba un poco olvidada hasta que este año tuvo una grandísima idea. Versionar el disco pop por excelencia de 2014, “1989” de Taylor Swift. Una colección de temazos innegables que suena mucho mejor aún con este sonido folk y bucólico a medio camino entre Bruce Springteen y Magic Numbers.

 made in heights

  1. MADE IN HEIGHTS – WITHOUT MY ENEMY WHAT WOULD I DO

Hip hop y pop de la escena neoyorquina se unen en este disco definido por la propia banda como “una lucha perfecta de fuerzas épicas”. Un recorrido por un disco con millones de vertices que configuran un sonido muy especial.

BENJAMIN CLEMENTINE AT LEATS FOR NOW

  1. BENJAMIN CLEMENTINE – AT LEAST FOR NOW

Es muy difícil triunfar con un disco que rompe la estructura tradicional de las canciones, incluye elementos de spoken word y que aún con un tono dramático propio de las artes escénicas, se presenta como un producto pop. Afortunadamente, los británicos son inteligentes y han galardonado con el Mercury Prize de este año este disco, una de las obras más interesantes, introspectivas y artísticas del año.

THE MACCABEES

  1. THE MACCABEES – MARKS TO PROVE IT

Con un disco más reflexivo, The Maccabees no pierden su característica energía en su cuarto disco. Hay más control, y más precisión en las texturas de la instrumentación de sus canciones, así como de la estructura. Es probablemente su trabajo más académico hasta la fecha, con canciones de sobresaliente.

BEAHC HOUSE DEPRESSION CHERRY

  1. BEACH HOUSE – DEPRESSION CHERRY

Beach House han mimado a sus fans este año con la publicación de dos discos, el segundo de ello sin que nadie lo esperase. Como su título indica, lo único que se le puede echar en cara a esta banda es que si lo escuchas junto a tu gato, una botella de vino blanco y una mantita, te entrán ganas de abandonarlo todo. Eso sí, cierto regodeo en la nostalgia que emanan sus canciones y una narrativa similar a la de Belle & Sebastian les salvan de la oscuridad para hacerlos brillar dentro de lo mejor de 2016.

TORRES SPRINTER

  1. TORRES – SPRINTER

Esta joven PJ Harvey lucha contra sus relaciones familiares y el existencialismo en su segundo disco, de aparente agresividad pero de profunda introspección una vez superado el ecuador. “Strange Hellos” es girl power, riot grrrl y sinónimos, hecho con gusto y energía.

iron and wine

  1. IRON & WINE AND BEN BRIDWELL – SING INTO MY MOUTH

Una estupenda interpretación de versiones, cuya personalidad a veces supera a las originales. Blues, folk y country bien representados en canciones como “God Knows  (You gotta give to get)”, mejor versión que la El Perro del Mal.

jamie xx

  1. JAMIE XX – IN COLOUR

 

Electrónica elegante y muy bien producida por el alma de The XX, aunque no deja de ser curioso que las mejores canciones sean aquellas en las que participan miembros de su banda. Un gran disco, pero quizás no tan increíble como nos han hecho creer a lo largo de este año.

HEALTH DEATH MAGIC

  1. HEALTH – DEATH MAGIC

Destrucción, drogas, suburbios, oscuridad, indecencia y otras lindezas son las que transportan este nuevo disco de Health. La novedad en esta ocasión es lo bien producido que está, y aunque tiene momentos duros, realmente hay narratividad musical más allá de una presentación tan catastrófica.

EVERYTHING EVERYTHING GET TO HEAVEN

  1. EVERYTHING EVERYTHING – GET TO HEAVEN 

Aunque excesivo con 17 canciones, Everything Everything firman su tercer disco confirmando porque son una de las mejores bandas del Reino Unido. Un sonido propio y unas letras estridentes que mezclan géneros a la perfección donde destaca la guitarra como guía en sus canciones, de la mano de sintetizadores.

 THE WEEKND BEAUTY BEHIND THE MADNESS

  1. THE WEEKND – BEAUTY BEHIND THE MADNESS

“Can’t feel my face” puede ser una de las mejores canciones del año, pero el nuevo disco de The Weeknd resulta poco interesante si conoces de donde viene. Demasiado control  en un producto cortado a la perfección para las masas. Afortunadamente comienza a desaparecer la misoginia en sus canciones. La voz de Abel Makkonen puede permitirse una carta de presentación al gran público como esta, pero su música necesita algo más para estar a la altura.

years and years

  1. YEARS & YEARS – COMMUNION

Salvados por los pelos, Years & Years tienen personalidad y una de las canciones más dievertidas del año, “Desire”. Esta colección de éxitos juega en el terreno del EDM y el revival del house noventero, y las canciones escritas por Olly Alexander son lo que las hace destacar entre tanta basura de la radio. Para bailar, de los mejores del año.

ALGIERS

  1. ALGIERS – ALGIERS

Un disco que no está hecho para el oyente fácil, por momentos la oscuridad de sus temas recuerdan a los de Young Fathers. Una especie de rock’n’roll oscuro y misterioso, en una de las novedades más interesantes, especialmente en directo.

blur magic whip

  1. BLUR – THE MAGIC WHIP

Lo bueno de Damon Albarn es que es un artista inconformista que está en una constante búsqueda de la experimentación, y de cómo aplicarla en el terreno musical de sus diferentes proyectos. De los últimos discos de Blur, curiosamente este probablemente sea el que más suena a ellos mismos, como si de una autohomenaje se tratase, aunque queda claro que escuchamos nuevas influencias en el álbum. Contiene todo lo bueno que ha hecho mítica a esta banda inglesa.