Sex
comment 1

Belladonna es una Happy Girl (y mi novia también)

belladona

 

Belladona (del it. Belladonna):

a. f mujer bella

 El plan era muy sencillo: tu, yo, el domingo. Díaderomance. Una de esas necesidades básicas y primitivas que tienen todos los cuerpos emparejados. Ese momento de parar de correr del piso al metro al curro al piso al parque a que corra el perro que le va muy bien. UF. Y de decir: nosotras nos bajamos y apagamos el móvil y nos metemos en la cama y vemos películas que no acabamos y volvemos a follar. Bye bye hasta otro ratito. Pues ese era el plan. ¿Fácil, no? Yo creo que se puede entender así como bastante bien.

Pues no. Mi novia es literalmente incapaz de cuando aparece por en medio el plan B. Y os preguntaréis: ¿qué puede ser mejor que un díaderomance (+sexo)? Pues es muy simple: el seXXXo. Se trata de un plan que sólo incluye a una parte del dueto —en este caso mi novia— y al que nunca, nunca, estarás invitada. Primero llega en forma de idea vaga —porno—, luego se repite —porno-porno—, luego aumenta de frecuencia —pornopornopornoporno— y luego se vuelve físico y palpable. No hay nada que hacer, estás irremediablemente perdido: pantalla encendida, mano en la entrepierna y pajas por doquier. Belladonna is in da house.

Y a mi eso, gent, me da miedo. Mucho miedo. Y es que Belladonna no es una cualquiera. Si googleáis su nombre encontraréis unos 12.400.000 resultados. De acuerdo, no todos los links tienen a la chica con los dientes separados como protagonista. Pero casi. ¿Y me explicáis cómo una servidora puede ganar a 12.400.000 encuentros con una actriz porno? Por mucho romanticismo que le pongas al asunto es matemáticamente imposible. Belladonna siempre acaba ganando. El plan B vence al plan A. Y el díaderomance se va al carajo… ¿o no?

Belladonna es una actriz porno que empezó rodando una escena con Chris Cannon para la película ‘Real Sex Magazine 31’. Escena en la que fue desvirgada analmente y por la que se la conoce desde entonces. Ese es el logro y a la vez el peso que carga sobre su espalda.

Y he dicho fue desvirgada, igual que podría decir se la follaron, porque es justamente éste el enfoque que se le dio: ella no decide, ella no hace, ella solamente complace sonriente. Llega la cara A de Belladonna: la chica bella dulce y servicial, corrompida. Ésta imagen fue extendida, en especial, por la cadena de televisión ABC. Después de hacer un seguimiento de la actriz durante dos años, grabando —como dice la misma actriz— “lo bueno, lo feo y lo malo”; Diane Sawyer presentó un reportaje donde Belladonna quedaba tachada de víctima de la industria pornográfica. Sin opciones ni matices. Sólo os advierto que al minuto y medio de la entrevista empieza a sonar una música trágica acompañada por la siguiente voz en off: “ella tenía sólo 18 años y sorprendía siempre a la gente con regalos y flores”. ¿Veis por dónde voy?

b. f hierba de la muerte

Si Belladonna fuera sólo la cara A, mi novia tendría un problema conmigo. Quiero decir: ¿me plantas por una actriz porno (sí, lo sé, es entendible) y encima te nutres de sexo al estilo mujerespasivasconsemenensucara?. Demasiado. Pero el hecho es que ésta cara A es solamente la imagen que una mujer -maldita Diane, y es que lo siento en el alma pero me caes mal- quiso dar a otra en pro de las mujeres. Pobrecitas todas. Un encasillamiento y desempoderamiento que la situaban como musa para falos, muñeca para brazos peludos, objeto de deseo para una red de machos heteros con ganas de meterle el rabo por el culo.

Pero lo que no sabían estos gallos de corral es que no eran ellos los que se iban a follar a Belladonna, sino que era y sigue siendo Ella la que tiene el poder. Ella —pasando de lo virtual a lo material— estimula, activa y controla los músculos de sus cuerpos. Su independencia y voluntades (al igual que la tuya, mi amor) quedan totalmente anuladas. Y esta “embodied image” o “imagen que se hace cuerpo”, como dice Linda Williams, provoca la masturbación planetaria. Sí, he dicho: masturbación planetaria. El mundo entero se corre. La Tierra se corre. Esto es la puñetera vía láctea. Para que luego vengan y nos digan que Belladonna es una pobre chica.

Y me diréis “matiza, matiza”. Y tendréis razón. Otro punto, claro está, es hasta dónde llega ésta inversión. Es decir, hasta dónde Belladonna pasa de ser un objeto pasivo de la representación pornográfica a un sujeto activo de la misma. Como dice Maria Llopis “aunque sea parte de la industria, ella consigue representar una sexualidad de la mujer fuera de todo cliché y estereotipo: es ella ante sus fantasías en estado puro”. Es aquí donde aparece la cara B de Belladonna. La Belladonna resignificada, la Belladonna tóxica, la Belladonna alucinógena, la Belladonna contrasexual. Es la hierba de la muerte.

Una muerte a muchas mecánicas convencionales, un ensanchamiento del placer, un sexo creativo y, con ello, un acercamiento a lo que se ha llamado postpornografía. Y digo acercamiento porque supongo que aún no hemos llegado a tener como protagonista a un pene flácido —como propuso Llopis— pero sí que hemos visto a Belladonna lamiendo los sobacos de Sasha Grey, haciendo un golden shower preñada, practicando sexo con trans y hasta dejándose rapar la cabeza con los ojos vendados. Raparse la cabeza y ponerse cachonda. ¡Si! Esto es de lo que hablaba Beatriz Preciado en su manifiesto contra-sexual: el cuerpo como engranaje de dildos-en-potencia. Brazos-dildo, pies-dildo, cabeza-dildo. Tu cabeza como macro-dildo estimulado por la maquina de rapar y por las manos. Follemos con la cabeza.

Por todo esto, cuando en nuestro supuesto díaderomancellego a casa y abro la puerta de la habitación y me encuentro a mi novia cargada con el arsenal dildónico del cajón de la mesita de noche y veo que, exhausta, sigue mirando a Belladonna y que le vuelve a dar al play para repetir con la película ‘Happy Cock’, mis opciones son:

a) enviarla a la mierda porque este no era el plan.

b) pasar del estúpido tu y yo e ir a por el remake: tu, yo y ella, ‘Happy cunt 3’.

 Y sí, ya sabéis con qué me quedo. Porque no hay nada mas subversivo que el plan B: mi novia YA es una happy girl.

Publicidad


Archivado en: Sex
  • Pan con chocolate

    Belladonna marcó un antes y un después en el porno. Para mi actualmente no hay quien se le aproxime … es única e irrepetible.