Música

Ellie Goulding: Halcyon

Esta semana se ha publicado el esperado segundo disco de Ellie Goulding. Toda una prueba para la artista; recordemos que Ellie ganó tanto el primer puesto de BBC Sound of The Year y el Brit Award a la mejor promesa musical, ambos en 2010. Ellie se dió a conocer gracias los miles de blogs en internet que en 2008 empezaron a mover sus maquetas y colaboraciones con Frankmusik y Starsmith. Alcanzó el número uno directo con Lights en el Reino Unido y poco a poco su fama empezó a crecer, dando lugar a una promoción tan fuerte propulsada por su discográfica que ha encasillado a Ellie en una liga de artistas prefabricados que dominan las listas mundiales. Por eso es importante enfrentarse a este disco con el conocimiento de que Goulding es compositora (escribe para otros artistas) y su estilo musical pop tiene sonido propio.

Con todos estos datos, nos encontramos con que Halcyon es un disco más maduro que el anterior donde su voz es sin duda alguna la protagonista;  es imperfecta y peculiar de una manera realmente especial. La temática del disco nos habla sobre la perdida y existen referencias al mar de una manera poética que atribuye calidad a sus composiciones. Don’t Say a Word es la canción que abre el álbum y nos da ejemplo de lo que vamos a encontrarnos en la mayor parte del disco: himnos emblemáticos con juegos de voces agudos y producciones “épicas”. Los 8 primeros temas consecutivos funcionan a la perfección individualmente y como grupo cohesivo con respecto al sonido y las letras. La gran joya del disco es My Blood; parece un poema de Ropert Brooke donde se nos habla de la debilidad y de la perdida que supone un amor, casi como si de una guerra se tratase, con referencias a la sangre, los huesos y al dolor físico. En este tema fluye perfectamente la definición del sonido de la artista: guitarras acústicas y percusiones potentes junto a detalles de pop electrónico que proporcionan ese aire de fantasía y de metáfora a estas canciones

Halcyon, la canción que dá título al disco, es más parecido al material de su primer disco (recuerda a This Love), la canción nos habla de la calma y una vez más aparecen referencias al oceáno, donde tiene lugar la historia griega mitológica de éste tipo de pájaro. Anything Could Happen es una elección extraña para representar el disco (es el primer single) aunque dentro del disco cobra mucho más sentido, y el estribillo es un juego de voces electrónico que se repite en Only You, el tema más divertido del disco, una producción soul que recuerda a Björk y que tiene un punto tropical. Es sin duda uno de los mejores temas del disco. Figure 8 es una canción pop muy completa que introduce elementos del dubstep con mesura, una entrega a las tendencias electrónicas más comerciales seguramente influida por su relación con Skrillex.

En I Know You Care repite la fórmula que le catapultó el año pasado a los primeros puestos de los charts ingleses con su versión del clásico de Elton John (Your Song). Es cierto que su voz junto a piano crean una combinación vulnerable y conmovedora en esta balada tan cotidiana pero quizás, al tratarse de una apuesta segura, sea lo más flojo del álbum. La preciosa Dead in the Water, continua con las referencias mencionadas y es otro de los temas más fuertes del disco, una vez más de forma poética ya que la canción habla del espíritu y la relación de la muerte y el final de la vida con el mar. Explosions, y Atlantis son temas aceptables y aunque muy en la línea sonora del disco, son un poco más predecibles y corrientes donde quizás haya algo de exceso. Joy, sin embargo, es una canción emocionante donde el juego de voces una vez más sorprenden en un final apoteósico que consiguen que el título del tema den sentido a este. Para terminar, una versión de Hanging On de Active Child (probablemente una de las mejores canciones de los últimos años que ha pasado muy desapercibida) de donde afortunadamente se ha eliminado el innecesario y absurdo rap de Tinie Tempah para la versión del disco.

Podemos concluir diciendo que Halcyon es uno de los discos del año, que es fuerte y potente, es original y funciona muy bien como un conjunto de elementos y que, sin duda algunas, muestra un perfil de Ellie Gouding mucho más ajustado a su realidad cómo músico en lugar de popstar. Música pop entre lo folk y lo electrónico. En este sentido, Ellie Gouding está más cerca de Passion Pit (a los que ha versionado y teloneado), Friendly Fires, Florence o The Weeknd.

La gran falta, y el gran error, es que la discográfica ha metido la mano y para rentabilizar el producto ha editado una versión deluxe donde se inluyen diversos bonus tracks. Encontraremos que The City, Ritual y Without Your Love son buenas canciones, pero The Ending, probablemente una de las mejores canciones de Ellie Goulding hasta la fecha, un viaje musical con un juego musical perteneciente al universo similar al de Kanye West donde fluye el folk acústico con la electrónica experimental bajo una letra desgarradora y una estructura atípica y Stay Awake, un tema incombustible de powerpop acelerado y futurista  y de producción elegante, son dos temas que merecen estar en la versión normal del disco, ya que esto hubiese convertido este maravilloso álbum en algo totalmente perfecto, en el mismo sentido en que la voz de Ellie lo es; peculiar, distinta, honesta y con una historia que contar.