Fotografía

Dash Snow, l’enfant terrible de las Polaroids

Él y sus amigos Ryan McGinley y Dan Colen fueron catapultados a la fama con el reportaje titulado ‘Los hijos de Warhol’ publicado por la revista ‘New York’ en 2007. Pero además, Dash Snow es sobrino de Uma Thurman y nieto de la mecenas de las artes Christophe de Menil.

Era un artista Underground, en su extensa colección de Polaroids retrataba escenas de sexo, drogas y violencia. Estaba obsesionado con la autoridad, empezó a recortar artículos del periódico sobre agentes corruptos, se masturbó sobre ellos y los enmarcó. Hoy forman parte de los fondos de colecciones como la Saatchi Gallery.

Documentó junto a Dan Colen lo que ellos llamaban Hamster’s nest (nido de hamsters), que consistía en encerrarse en una habitación de hotel, llenarla de papelitos de las Páginas Amarillas, desnudarse y ponerse ciegos hasta sentirse como ratones.

Con 13 años lo enviaron al correccional en el que estuvo hasta que cumplió 15. Nunca volvió a la casa familiar, desde entonces vivió por su cuenta. Dicen que desayunaba Kellogs con coca, así que es fácil hacerse una idea del tipo de vida que llevaba. Con su Polaroid fotografiaba su rutina de sexo, excesos y drogas.

En 2006 el ‘Wall Streer Journal’ lo clasifico como unos de los diez mejores artistas emergentes de América y sus trabajos han sido expuestos en museos como The Royal Academy o Nicole Klagsbrun.

Dash Snow murió en 2009 con 27 años, uno más para la maldición de los 27. Una sobredosis de heroína acabó con él en Nueva York.