Cine, Entrevista
Leave a comment

Albert Madaula: «Limón es una historia real con un envoltorio bonito»

El próximo jueves, 2 de Octubre en los cines Aribau de Barcelona, se estrena a lo grande LIMÓN, el primer cortometraje de Albert Madaula. Lo más sencillo sería describirle como polifacético, por eso de que ha hecho tantas cosas y parece hacerlas todas bien. Albert Madaula, simplemente, se ha ido construyendo su propio camino a través de la lógica de la prueba y el error, ahora en éste formato, ahora en aquel. Y, con LIMÓN, parece haber encontrado esa casita con vistas en la que pretende quedarse a vivir una temporada.

madaula1

 

Está a punto de estrenarse tu primer cortometraje, ‘Limón’, y parece haber sido un viaje muy largo. ¿Ansioso o con ganas de tirarte por la ventana?

 ¡Ansioso! Ya está todo controlado, pero ha sido demasiado largo como para jugártelo todo en 23 minutos.

 Todo sucede en un cuarto de baño, símbolo de privacidad por excelencia, te hemos leído decir que es el espacio dónde “todos los humanos sacamos la mierda”. En ese espacio de privacidad que es el baño, es dónde la pareja se ve afectada “por agentes externos”. ¿Es el amor una cuestión privada o siempre se ve afectada por ‘lo publico’?

 Una pareja no deja de ser una pieza más del engranaje de una sociedad, y por lo tanto, ésta la concibió y esta misma puede acabar con ella… Crisis, amigos, familia, trabajo, dinero, etc… El amor tiene un espacio privado muy muy reducido o tan grande como sean las fronteras de su relación.

 En realidad, ¿qué es el amor para Albert Madaula? 

 Para mi el amor está muy ligado a una actitud vital, a crecer, ceder y aprender constantemente, a empatizar con el otro, admirarlo y ser admirado. Y, a veces, a aceptar lo que a primera vista es malo aunque eso suponga el fin, porque detrás hay un cambio. En el amor 1+1=3.

 Bega y Marco, protagonistas de ‘Limón’ dejan entrar a su vecina en el cuarto de baño, que funciona como un personaje más, ¿a quién dejarías entrar tú en tu cuarto de baño?

 JaJa. La Vecina simboliza esas pocas personas que aparecen en tu vida y son más familia que tu familia, son los “mejores amigos”, a falta de una palabra que los defina. Tienen una función de drenaje, y a veces son un bien o un mal sano en situaciones delicadas. ¡A mis vecinos no!

 Repasando tu trabajo, nos hemos encontrado con el cuerpo masculino como elemento recurrente y, sin embargo, en ‘Limón’, el papel de la mujer parece cobrar muchísima importancia. ¿Qué ha cambiado?

 Básicamente aburrimiento. Tenía muchas ganas de estudiar e iconizar el cuerpo femenino y, en consecuencia, a las mujeres. Tengo claro qué tipo de chica me gusta y me apetece empezar un largo noviazgo.

 Has estado delante y detrás de una cámara. ¿Existe alguna diferencia entre el Albert que recibe ordenes y el Albert que las da? 

 Totalmente distintos, detrás soy yo 100%,. Delante, me gusta pero no deja de ser un trabajo. Realmente todo lo que he hecho en estos últimos 10 años me ha servido y de mucho para llevar a cabo este proyecto.

 Cuéntanos: ¿qué es ‘Gorgeous’ y qué será ‘Martin’? ¿Cuál es tu relación con el mundo editorial? ¿Te sigue interesando?

 Mi relación con el mundo editorial es muy carnal. Es decir, me pone una revista y me pone hacerla, hay un deseo mutuo, ya no es una cosa de vocación o profesión, si no un capricho fetiche. Gorgeous era lo que me enloquecía ayer y Martín lo del mañana.

 ¿Y Verage como productora? ¿Qué será lo próximo que veremos de vosotros?

 Verage, en definitiva, es la gente con la que trabajo. ¿Si seguirá como productora? No lo sé, ¡ojalá! Pero lo que está claro es que queremos seguir, ahora con un largo, “VILLA ROSA”.

 ¿Qué esperas que la gente vea en ‘Limón’ y les haga querer más de Albert Madaula?

 Que la gente se sienta identificada en algún punto, que se divierta. Limón es una historia real con un envoltorio bonito.

 Si, de entre toda la historia del cine, tuvieras que quedarte con una escena rodada en un cuarto de baño, ¿con cual te quedarías?

 Con Victoria Abril y su buzo en Átame.

 No nos queremos olvidar de Maria Bolta, con quien has co-escrito ‘Limón’. ¿Cómo la describirías? ¿Qué ha sido lo mejor de trabajar con ella?

JaJa. María es muy divertida, trabajar con ella es risa asegurada. Vivíamos los dos en el mismo piso, por no decir habitación, de Londres y a la vuelta de nuestros respectivos trabajos nos poníamos con el guión, era el momento más esperado del día!

¡Ganas de verla preciosa este jueves!

 ¿Tu frase favorita del guión?

 “Bega, nena, aburres.”

Director, pintor, fotógrafo, modelo, editor, director de arte…¿qué le queda por hacer a Albert Madaula? ¿Dónde te ves dentro de diez años?

 Dirigiendo películas y pintando en mis ratos libres.

 cartelimon